Según la sentencia constitucional 2020-001619, se declara que aunque hay colisión entre el principio y el derecho de igualdad y no discriminación y el derecho a la objeción de conciencia, este último impera obligando al Consejo Superior en caso de un juez o jueza que no quiera realizar un matrimonio entre personas del mismo sexo a tomar acción para que éste se pueda realizar.

Esto es sumamente grave y un absurdo jurídico a mi criterio técnico. Considero que tendremos que recurrir sin duda alguna a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Recordemos que además quien interpuso este recurso ha sido un juez quien activamente se ha opuesto al avance de derechos sexuales y reproductivos.

En todo caso, ¿cuál será el límite según la sala de esta puerta que abre? ¿Se podría objetar ante cualquier trámite o mecanismo jurídico? ¿Divorcio? ¿Penas de cárcel? ¿Pensión?

Para ver la sentencia completa aquí

Publicado por Larissa ARROYO NAVARRETE

Bloguera costarricense bisexual. Activista por la justicia y la igualdad. Abogada feminista, especialista en derechos humanos, género y diversidades sexo-génericas. Mamá de Jarbito y Tía Chu de dos zorritos.

Participa en la conversación

3 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: